¿Qué es la codependencia? – Explicado

Rate this post
  1. Salud
  2. Salud Mental
  3. Codependencia
  4. ¿Qué es la codependencia?

Libro Relacionado

Codependency For Dummies, 2nd Edition

Por Darlene Lancer

Aunque los médicos de salud mental reconocen la codependencia cuando la ven, la definición de codependencia y quién la tiene ha sido debatida durante décadas. Los expertos están de acuerdo en que los patrones codependientes se transmiten de una generación a otra y que se pueden desaprender con ayuda.

Una visión general

Los terapeutas y consejeros ven a personas con una variedad de síntomas, como depresión, ansiedad, adicción o problemas de intimidad y relaciones. Los clientes están sufriendo y a menudo creen que la causa es algo ajeno a ellos mismos, como su pareja, un niño con problemas o un trabajo.

Sin embargo, al examinarlos más de cerca, empiezan a ver que, a pesar de lo que sea que esté sucediendo, sus patrones de comportamiento y pensamiento se suman a sus problemas, es decir, que sus patrones son disfuncionales. Estos patrones tienen una cualidad adictiva y compulsiva, lo que significa que toman vida propia, a pesar de sus consecuencias destructivas. El problema de raíz suele ser la codependencia.

Por qué las relaciones duelen

Junto con la comodidad y el placer, las relaciones íntimas evocan especialmente todas sus esperanzas, miedos y anhelos. Usted quiere sentirse seguro y ser amado, apreciado y cuidado. La dependencia de las personas más cercanas a ti magnifica aún más tus necesidades emocionales y tu vulnerabilidad a ser rechazado, juzgado y visto en tu peor momento.

La codependencia es un tipo particular de dependencia. Es insidioso y poderoso. Te roba la alegría, la paz mental y la capacidad de tener relaciones amorosas y sostenidas. Afecta su relación consigo mismo y limita su flexibilidad y el flujo natural de las relaciones con los demás, incluyendo dar y recibir amor y apoyo y la capacidad de comunicarse, comprometerse y resolver problemas.

Todos los síntomas trabajan juntos no sólo para privar a los codependientes de los beneficios posibles en las relaciones, sino que también crean problemas que de otra manera no habrían existido. Por ejemplo, la vergüenza y la baja autoestima te hacen inseguro, ansioso y dependiente de la aceptación y validación de los demás.

Puedes sentirte incómodo siendo tú mismo y ser hipersensible a la crítica o al abandono percibido (incluso cuando no existe ninguno). Usted puede intentar controlar o manipular a las personas para mantener una relación y ser querido. Algunos codependientes requieren reiteradas garantías o tienen miedo de ser directos y honestos, lo cual es necesario para una comunicación efectiva y una intimidad real.

La vergüenza y el trauma de la infancia ocultan su verdadero yo, al que no pueden acceder. En cambio, los codependientes desarrollan una persona en el mundo que reacciona a los demás, a su propia autocrítica y a su ideal imaginario de lo que deberían ser. Para ser aceptable para los demás y para ellos mismos, ocultas quién eres y te conviertes en lo que no eres.

Puede que ni siquiera seas consciente de lo autocrítico que eres, pero sufres la “tiranía de los debería” – una frase acuñada por la psicoanalista Karen Horney (pronunciada “ojo de trompeta”). Aunque no se relacionen con esto, aún opera bajo su conciencia consciente. Puede que sólo seas consciente de tu persona aquí ilustrada y nada en los círculos interiores.

Crédito: Por Darlene LancerTodas

las relaciones requieren límites. El amor no es seguro sin ellos. Sin embargo, muchos codependientes toleran ser tratados sin respeto, porque carecen de autoestima. No se sienten con derecho a los cumplidos, a ser amados de verdad, o a poner límites. Pueden hacer más de lo que les corresponde en el trabajo o en una relación para ganarse la aceptación, pero terminan sintiéndose poco apreciados, usados o resentidos.

La vergüenza también puede hacer que los codependientes nieguen o descartan sus sentimientos y necesidades, tanto para sí mismos como en sus relaciones. Para hacer frente a la situación, a veces hacen caso omiso de lo que realmente está sucediendo, rumian con preocupación o resentimiento, o finalmente explotan.

Su negación y confusión sobre sus límites y responsabilidades hacia sí mismos y hacia los demás crean problemas de intimidad y comunicación.

En lugar de acercar a las parejas, con frecuencia se evita la comunicación, se utiliza para manipular o es altamente reactiva, lo que conduce a una escalada de conflictos y/o retraimiento. Nada se resuelve. Terminan sintiéndose atrapados e infelices porque sus síntomas los paralizan con miedo al rechazo y la soledad.

Los síntomas de la codependencia están todos entrelazados. Conducen a emociones dolorosas y comportamientos de auto-sabotaje que producen bucles de retroalimentación negativa.