Así se compra un coche de segunda mano sin meter la pata

Muchos consideran la compra de un coche de segunda mano como una inversión riesgosa, pues no se sabe lo que espera luego de llevarlo a casa. Sin embargo, esto no es del todo cierro, pues así se compra un coche de segunda mano sin meter la pata. Sigue estos paso al comprar un auto usado entrando a https://www.motoresdyg.com/

Carrocería

La primera evaluación que debe hacer, es la revisión de la carrocería. Para ello debe ser muy atento, en especial si el coche es viejo, pues puede ser una fuente de dolores de cabeza.

Para empezar, observe detenidamente el estado de la pintura, si hay rayones, descamación o decoloración por exposición al sol. A su vez, verifique si hay corrosión u óxido, tanto a la  visa como bajo la pintura; para ello verifique los bordes de las puertas, el maletero y el capó, las esquinas y los marcos de los parabrisas.

Adicionalmente, y muy obvio, es identificar la presencia de golpes o abolladuras. Pues todas las reparaciones de carrocería pueden resultar realmente costosas.

Chasis e inferiores

Luego, es bueno agacharse y revisar bajo el coche con una linterna.  De  esta forma es posible identificar la presencia de corrosión o quiebres en partes como el chasis, la tapa del cárter, el tubo de escape o el depósito de combustible.

Adicionalmente, es una excelente manera de identificar si hay filtraciones de aceite o de líquido refrigerante.

Motor

Lo siguiente es el motor, para lo cual debe observar el estado de las piezas visibles. Para ello no hay que ser mecánico, solo verifique si los filtros o los aceites están sucios, si hay filtraciones por las mangueras y, de ser posible, si la correa de distribución está en buen estado.

Ahora toca la prueba de rendimiento, lo cual debe hacerse con el motor en frío. Durante ella debe verificar si el coche enciende sin problemas, si emite gases y el color de los mismos, si se producen ruidos raros y de dónde vienen.

Al realizar la prueba de rendimiento, preste mucha atención al estado de la transmisión, ya se trate de un vehículo automático o manual; las marchas entran sin problema.

Interior

Una vez que se ha revisado el exterior, debe fijarse detenidamente en el interior. Lo más importante es el estado de la  tapicería de los asientos y del techo, el estado del tablero y que todos los botones, perillas y demás funciones correctamente.

Adicionalmente, es necesario verificar los fusibles y si funcionan los sistemas eléctricos, los  faros y el aire acondicionado.

Uso y documentación

Finalmente, antes de decidirse por comprar el coche, debe revisar la documentación del vehículo. Todos los requerimientos legales  deben estar cumplidos, como las multas, evaluaciones  registros y demás.

Verifique en qué ha sido usado el vehículo y el kilometraje, pues es un excelente indicativo del desgaste que ha tenido el mismo. Cabe destacar que los coches usados para el renting suelen tener mejores condiciones de mantenimiento.

Entonces, así se compra un coche de segunda mano sin meter la pata. Siguiendo esta guía evitarla comprar coches con posibles fallas ocultas e incluso podrá  regatear mejor el precio del mismo.