Cómo ayudar a su hijo autista a aprender a pensar conceptualmente

Rate this post
  1. Salud
  2. Salud Mental
  3. Cómo ayudar a su hijo autista a aprender a pensar conceptualmente

Libro Relacionado

Por Stephen Shore, Linda G. Rastelli, Temple Grandin

Usted puede ayudar a la mayoría de los niños autistas a pensar conceptualmente guiándolos a juntar detalles para formar ideas – preferiblemente con símbolos visuales. Puede demostrar conceptos abstractos como «más» o «menos» con objetos en lugar de explicarlos con palabras. Para enseñar a un niño autista fracciones, por ejemplo, puede usar un pedazo de papel o un pedazo de fruta que puede cortar para mostrar cuartos, tercios y mitades. Y para enseñar la palabra «fracción», se muestra la palabra con el ejemplo pictórico para que el niño pueda formar una asociación entre las dos.

Diga que quiere enseñar a un niño autista las categorías de perros. Siempre que vaya a dar un paseo o una caminata, señale los diferentes tipos de perros cuando los vea. Identifique al perro como perro y mencione qué tipo de perro es (Bulldog, dálmata, etc.). Indique por qué es un perro y no un gato o un pájaro. Los libros ilustrados que muestran muchos tipos de perros pueden ser útiles.

Una persona con autismo funciona mejor con términos literales, concretos, no abstractos. Explicar un concepto con descripciones detalladas no es tan efectivo como mostrar una imagen o el objeto en sí. «Una imagen vale más que mil palabras» es muy cierto para una persona con autismo. Y para complicar las cosas, una persona autista tomará expresiones idiomáticas como la cita anterior tan literalmente que puede preguntar: «¿Cuáles son las mil palabras?»

Los niños con autismo severo (o los niños con autismo clásico) pueden necesitar usar el tacto como su método de aprendizaje más confiable. Usted puede guiar a un niño con síntomas autistas severos a través de una nueva tarea tomando su mano e incitándolo a tocar los objetos involucrados, porque puede que no entienda la forma a simple vista si su procesamiento visual es deficiente.

Un niño con autismo también puede tener problemas para transferir una habilidad recién aprendida, como atarse los cordones de los zapatos, a una nueva tarea si usted altera la situación en absoluto. Por ejemplo, si usted le enseña a un niño cómo atarse los zapatos y luego le da un par de zapatos nuevos que tienen cordones de colores brillantes hechos de un material diferente, es posible que no pueda usar las habilidades que aprendió recientemente para atarlos. Aunque las dos situaciones pueden parecerte idénticas, el niño autista no se da cuenta de que los cordones siguen siendo cordones de zapatos y que puede atarlos de la misma manera, porque se ven diferentes a los que está acostumbrado. Usted también debe mantener la consistencia del tacto cuando le enseña tareas como atarse los zapatos a un niño con autismo severo. Si usted introduce nuevos toques, debe tomar tiempo para aclimatar al niño severamente autista al cambio.

Al introducir a un niño autista en una nueva situación, aunque sólo hayan cambiado uno o dos detalles, debe tener cuidado de familiarizarlo con nuevos aspectos que puedan causar confusión. Si va a ir a una nueva escuela, por ejemplo, puedes ayudarlo llevándolo antes del primer día para que haga un recorrido, donde le expliques lo que va a pasar y le muestres dónde están ubicados los diferentes objetos y cómo usarlos. Tal vez hasta puedas arreglar que conozca a sus nuevos maestros.

Y siempre recuerde ser comprensivo y compasivo. Las ansiedades normales que un niño enfrenta en una nueva situación, como el primer día de escuela, son incrementadas por sus dificultades para transferir conductas a nuevos entornos – entornos que parecen conceptualmente similares pero que para él son diferentes.