Cómo aliviar la fatiga suprarrenal a través de ejercicios meditativos

Rate this post
  1. Salud
  2. Enfermedades
  3. Fatiga suprarrenal
  4. Cómo aliviar la fatiga suprarrenal a través de ejercicios meditativos

Libro Relacionado

Fatiga suprarrenal para tontos

Por Richard Snyder, Wendy Jo Peterson

Las personas con fatiga suprarrenal toleran muy bien el ejercicio meditativo. Los ejercicios basados en la meditación incluyen yoga y t’ai chi (t’ai chi ch’uan). El yoga tiene posiblemente 5.000 años de antigüedad, y el t’ai chi tiene al menos 900 años. Han durado porque le hacen bien a la gente.

Estos ejercicios son relativamente lentos pero todavía pueden proporcionar un buen entrenamiento. Se enfocan en movimientos a paso y con propósito (si alguna vez has asistido a una clase de yoga o a una lección de t’ai chi, ya sabes de lo que estamos hablando). Aquí están algunos de los beneficios:

  • Estos ejercicios promueven la energía, no la agotan.
  • No se sabe que causen caídas en la presión arterial o cambios en el pulso.
  • Aumentan la fuerza muscular y la resistencia.
  • Pueden reducir el dolor y la inflamación.

Usted debe comenzar con este tipo de ejercicio y luego incorporar lentamente entrenamiento aeróbico y/o de resistencia muscular. Si usted tiene fatiga suprarrenal, ya sea yoga o t’ai chi debe ser parte de su régimen diario.

Yoga

El yoga es un ejercicio de meditación holística con raíces en la India. Como otras formas de ejercicio meditativo, enfatiza la concentración y la contemplación, la respiración profunda y los diferentes movimientos físicos. El objetivo del yoga no es sólo tratar lo físico, sino también volver a poner en armonía los aspectos emocionales y espirituales de uno mismo.

Si alguna vez hubo una “práctica curativa” más adecuada para el tratamiento continuo de la fatiga suprarrenal, no estamos seguros de lo que sería.

Existen varias formas de yoga; en los Estados Unidos, el hatha yoga es el más conocido. Usted puede aprender yoga de varias maneras – teniendo sesiones personalizadas uno a uno con un instructor de yoga (lo cual puede ser costoso), viendo televisión o videos/DVDs instructivos de yoga, yendo a una clase de yoga, y así sucesivamente. Las ventajas de asistir a una clase incluyen:

  • La conexión con los demás y con el instructor en un ambiente de grupo es una gran ventaja. Hacer ejercicio solo puede ser aislante, mientras que hacer ejercicio con otros puede ser un gran motivador para seguir adelante.
  • Aunque te conectas con otros, obtienes un sentido de espacio personal y de concentración que es muy importante. Los ejercicios de respiración empleados al principio de la mayoría de las clases de yoga son vitales para centrarse y prepararse emocional y físicamente para la clase.
  • Se necesita poco o ningún equipo. En la mayoría de los casos, todo lo que necesitas es usar pantalones y tops ajustados que no sean restrictivos y conseguir una esterilla de yoga barata. Oh, y tú también tienes que traer todo tu ser a la clase.

El yoga se puede aprender, pero descubrirlo lleva tiempo. Tienes que ser paciente. La mayoría de los centros de yoga tienen clases para principiantes a las que asiste antes de pasar a las clases avanzadas. Los movimientos físicos asociados con el yoga se vuelven más difíciles a medida que avanzas en cada clase, pero tu habilidad aumenta lentamente. Dese tiempo para empezar desde el principio y aprender (y dominar) las cosas lentamente. No hay atajos aquí.

T’ai chi

El t’ai chi (t’ai chi ch’uan) se ha practicado en China durante siglos. Tiene mucho en común con el yoga, con un énfasis en el movimiento físico, la respiración adecuada para encontrar su centro central, y el equilibrio entre el espíritu y el cuerpo.

A diferencia del yoga (donde usted se sienta o se acuesta para parte de la práctica), usted generalmente representa el t’ai chi. El T’ai chi consiste en movimientos corporales definidos que a menudo se describen como”fluyendo”. Los movimientos deben ser aprendidos, pero casi cualquiera puede hacerlos, incluyendo los ancianos y las personas con algunas limitaciones físicas. Incluso una persona en silla de ruedas puede hacer los movimientos de los brazos.

T’ai chi puede aumentar su fuerza y flexibilidad muscular y puede mejorar su resistencia. También puede estimular tu sistema inmunológico, así que si tienes fatiga suprarrenal y sufres de infecciones repetidas de las que nunca pareces recuperarse completamente, deberías considerar fuertemente el t’ai chi.

Un interesante estudio publicado en la revista Diabetes Care en 2007 examinó los efectos del t’ai chi sobre los parámetros de la diabetes y la salud del sistema inmunológico. La diabetes es un ejemplo de una enfermedad crónica que causa mayor estrés suprarrenal y fatiga suprarrenal. En este estudio, un grupo de 39 personas participaron en sesiones regulares de t’ai chi durante un período de 12 semanas.

Al final del estudio, 32 habían terminado, y los investigadores anotaron lo siguiente:

  • Hubo una disminución significativa en el nivel de hemoglobina glucosilada (A1C) de cada participante, que es una de las formas en que los profesionales sanitarios miden el control de la diabetes. Básicamente, este número mide cómo se controlan sus niveles de glucosa en la sangre durante un período de 3 meses. Cuanto más bajos sean los niveles, mejor será el control. La diabetes se define como un valor de A1C de 6,6 o superior, por lo que la mayoría de los profesionales sanitarios buscan un valor por debajo de ese número.
  • Los participantes no mostraron una disminución significativa en los niveles aleatorios de glucosa en sangre en ayunas. Esto es bueno porque significa que el t’ai chi no pone a las personas en riesgo de desarrollar hipoglucemia (bajo nivel de azúcar en la sangre). Una persona con diabetes y/o fatiga suprarrenal puede desarrollar hipoglucemia.
  • Los niveles de células T aumentaron, lo que indica una mejora en el sistema inmunológico. Los investigadores querían evaluar cómo mejoró el sistema inmunológico al medir todo tipo de funciones de los linfocitos T (células T). Las células T son muy importantes para regular el sistema inmunológico y combatir las infecciones. El T’ai chi elevó los niveles de células T en el cuerpo. Cuanto mejor funcione su sistema inmunológico, menor será el estrés sobre las glándulas suprarrenales.

Al igual que el yoga, usted puede hacer t’ai chi en casa o en el aula. Usted debe tratar de hacer t’ai chi por lo menos dos o tres veces a la semana.