Cómo asegurarse de que se cumplan las directrices de GAAP en sus informes financieros

Rate this post
  1. Negocios
  2. Contabilidad
  3. Cómo asegurarse de que se cumplan las directrices de GAAP en sus informes financieros

Libro Relacionado

Lectura de los informes financieros para tontos, 3ª edición

Por Lita Epstein

Aunque la función principal de un CPA como auditor es asegurarse de que los estados financieros de una empresa se presenten de manera justa y precisa, también debe asegurarse de que se sigan los principios de contabilidad generalmente aceptados (GAAP).

Las directrices de los PCGA ayudan a una empresa a determinar la cantidad de información financiera que debe revelar y a medir sus activos, pasivos, ingresos, gastos y patrimonio. Esta información constituye los estados financieros, incluyendo el balance general, la cuenta de resultados y el estado de flujos de efectivo.

Las directrices de los PCGA, que llenan las estanterías de la oficina de un contador, son explicaciones altamente técnicas de cómo una compañía debe reportar la información financiera en cada partida de estos estados financieros, como por ejemplo, cómo calcular el valor de cada activo, pasivo o patrimonio en el balance general, o cómo reportar los ingresos y gastos en el estado de resultados.

Normas de contabilidad: Cuatro cualidades importantes

El principal órgano normativo de contabilidad en los Estados Unidos es el Consejo de Normas de Contabilidad Financiera (Financial Accounting Standards Board, FASB). Es responsable de desarrollar los PCGA, así como de actualizar los PCGA ya desarrollados para reflejar los cambios en la forma en que las empresas operan. Estos cambios ocurren a medida que nuevas formas de hacer negocios se vuelven comunes en el mundo de los negocios.

El FASB especifica cuatro características de información contable útil que las empresas deben tener en cuenta en sus informes financieros. Estas cuatro características forman la base para el diseño de los requisitos técnicos GAAP:

  • Relevancia: La información relevante incluye la información necesaria para pronosticar los beneficios futuros de una empresa o para confirmar o corregir las expectativas previas. La información también debe ser oportuna, lo que significa que debe estar disponible para los responsables de la toma de decisiones empresariales antes de que se vuelva obsoleta. Por ejemplo, si las compañías tuvieran que reportar sus ganancias cada cinco años, la información no sería relevante para la mayoría de las personas ajenas a la compañía, quienes toman decisiones sobre la compañía con mayor frecuencia.
  • Fiabilidad: Para que la información contable se considere fiable, debe ser verificable, objetiva y precisa. La información también debe ser neutral. En otras palabras, una empresa no puede elegir la información que quiere que los extraños vean y ocultar cualquier mala noticia que no quiera reportar.
  • Comparabilidad: No todas las empresas deben recopilar y presentar la información exactamente de la misma manera. Se permite alguna variación en los métodos contables, pero una empresa debe revelar qué métodos contables utiliza. Por ejemplo, existen numerosos métodos para el seguimiento del inventario, por lo que las empresas deben indicar el método que utilizan. Este requisito facilita la comparación de resultados entre empresas.
  • Consistencia: La empresa debe utilizar los mismos principios y métodos contables de año en año para que los lectores de los informes financieros puedan comparar los resultados con los de años anteriores. Si una empresa cambia los principios o métodos contables en los que se basan sus informes financieros, debe informar a los lectores del informe financiero sobre el cambio y proporcionar información sobre cómo afecta dicho cambio a los resultados financieros previamente informados.

Principios cambiantes: Más trabajo para la FASB

Los principios de los PCGA no están grabados en piedra. A medida que las necesidades empresariales y la forma en que las empresas hacen negocios cambian, también deben cambiar los principios. La industria de la auditoría es la más sensible a las tendencias emergentes en las prácticas cotidianas de información, por lo que tiende a ser la profesión que más frecuentemente alerta a la FASB sobre la necesidad de nuevos principios o cambios en los antiguos.

Además de los cambios observados en el campo, la nueva legislación o las decisiones regulatorias pueden ser las fuentes de los cambios necesarios en los PCGA.

Después de escuchar de todas las fuentes sobre temas emergentes, el FASB decide qué temas técnicos añadirá a su agenda para cambiar los PCGA. La junta tiene en cuenta una serie de factores a la hora de decidir si vale la pena cambiar un tema:

  • Penetración del tema: La junta directiva determina qué tan problemático es el problema para los usuarios, preparadores, auditores y otros. También considera si la práctica cuestionada afecta a muchos tipos diferentes de empresas y si es probable que la cuestión sea transitoria o que persista durante mucho tiempo. Sólo se considerarán para la adopción de nuevas medidas las cuestiones que probablemente persistan con el tiempo.
  • Soluciones alternativas: El consejo considera cuál de las soluciones alternativas mejorará la información financiera en términos de las características clave de relevancia, fiabilidad, consistencia y comparabilidad.
  • Viabilidad técnica: La junta directiva determina si puede desarrollar una solución técnicamente sólida o si el proyecto en consideración debe esperar a que se decida otra cuestión como parte de un proyecto diferente también en curso. Si se tiene que decidir otro asunto primero, la junta se abstiene de trabajar en el asunto.
  • Consecuencias prácticas: La junta considera si es probable que la solución contable mejorada sea generalmente aceptada y en qué medida el tratar un tema en particular puede hacer que otros, como la SEC o el Congreso, actúen.
  • Posibilidades de convergencia: La junta determina si su acción en el tema llevará a la eliminación de diferencias significativas en los estándares o prácticas entre los Estados Unidos y otros países, lo que resultará en una mejora en la calidad de los estándares de los Estados Unidos.
  • Oportunidades de cooperación: La junta considera si existe apoyo internacional por parte de uno o más organismos de normalización para llevar a cabo el proyecto conjuntamente o a través de otros medios de cooperación con la FASB.
  • Recursos: La junta debe determinar si se dispone de los recursos y la experiencia adecuados dentro de la FASB o si la FASB puede aprovechar el trabajo de otros organismos de normalización.

Si el FASB decide que quiere trabajar en un tema, comienza un largo proceso que puede tomar años antes de que el tema sea añadido a los PCGA. Este proceso incluye reuniones de la junta que están abiertas al público, borradores de exposición que se distribuyen para que el público haga comentarios, y reuniones adicionales de la junta y períodos de comentarios, si es necesario.